EL RÉGIMEN IGUALITARIO DE LA IMAGEN DIGITAL

No deja de sorprenderme que en el momento en que vivimos todavía haya tanta desinformación con respecto al concepto de autoría y sobre los diferentes tipos de licencias de las que podemos hacer uso. Es aún menos comprensible que mucho/as creadore/as no se cuestionen estos temas a la hora de producir su trabajo, independientemente de la posición que quieran adoptar. Las propiedad intelectual, y las luchas que la rodean, es un tema central de nuestra cultura contemporánea. Un tema que afecta no sólo a las industrias culturales, sino también a otros ámbitos mucho más problemáticos como el de la industria farmacéutica o el sector de la alimentación, pero que en definitiva forman parte del mismo conflicto entre la defensa de la libre circulación del conocimiento por el bien común y las estrategias para privatizarlo para el beneficio de unos pocos. Cuando nos ocupamos del ámbito cultural no deja de ser menos importante, ya que se llegan a cometer verdaderos abusos con el cercamiento de gran parte de las producciones culturales a través excesivas restricciones amparadas en los derechos de autoría o de explotación. Que se impida el acceso a gran parte de la cultura suponen generalmente su empobrecimiento, además de ir en detrimento de la educación y de los procesos de innovación; precisamente en un contexto que viene reclamando una mayor apertura.

 

Tenemos claro que, especialmente en el sector audiovisual, se requiere de unas condiciones mínimas económicas para que se pueda crear; aunque en mayor o menor medida dependiendo de a qué escala se quiere trabajar. Pero cuando hablamos de licencias libres o de cultura libre no estamos hablando del “todo gratis”, ni tampoco defendemos a la llamada “piratería”. Desde este movimiento nos preocupamos de igual manera por el derecho al reconocimiento de la autoría, para aquello/as que lo quieran ejercer, e investigamos para encontrar fórmulas que hagan posible modelos económicos que sostengan la producción, en este caso de películas y documentales, pero atendiendo a la realidad que nos rodea. Si la industria cree que el cine pasa por una grave crisis ¿por qué sigue haciendo las cosas prácticamente igual? ¿Por qué los grandes monopolios quieren castigar a las personas que se descargan películas en Internet cuando al mismo tiempo ejercen incluso peores prácticas de “apropiación indebida”? ¿Por qué no ver el tema de las descargas como un síntoma de que algo está cambiando? ¿por qué no mejor nos adaptamos a una nueva manera de socializar la cultura audiovisual? El cambio vino de la mano de las tecnologías pero son los hábitos, la creatividad y la capacidad de comunicación de las personas las que verdaderamente han dado con este nuevo escenario, que no es ni mejor ni peor, tan sólo diferente.

 

Sin embargo, el tipo de reflexión que creo está haciendo más falta no se limitaría sólo a los aspectos sociales, económicos y políticos, de este asunto. Creo que se debería realizar una crítica en la que incluir todos estos aspectos pero también analizando los cambios en lo cinematográfico, en la imagen, que tiene en sí misma reflejo de todo ello. Cineastas, críticos e investigadores, que aman al cine y desean que se mantenga vivo, pero que no quieren abordar los temas aquí estamos mencionados en mi opinión comenten un error, porque dejan a un lado elementos que conforman la imagen digital contemporánea. Estos elementos que la definen, son la base para un análisis estético ajustado a nuestro tiempo. Forma y contenido van unidos, y la forma se extiende hasta los procesos de producción, y el contenido se mezcla con las maneras en que el público recibe esas imágenes. Hoy cuesta delimitar qué es cine y qué no lo es, los géneros se entrecruzan, las autorías se comparten más que nunca, la efervescencia de la creatividad audiovisual es evidente. La remezcla es el lenguaje más común, más visible que nunca ahora. Se aprende y se crea copiando, nos reconocemos en los ecos.

 

Con estas palabras quiero reivindicar la importancia y la urgencia que tienen iniciativas como la de este festival, entre otra propuestas que hace años se vienen realizando. Sobre todo, es momento para que se tome más en serio este tipo de reflexiones y las alternativas que proponemos cuando hablamos de licencias abiertas. Me gustaría que lo/as diferentes profesionales del ámbito cinematográfico atendieran a estas cuestiones pero no siempre desde los mismos posicionamientos del pasado; que entendieran que la calidad de los trabajos no decrece por mantener una actitud más abierta con respecto a las licencias y que, sobre todo, se debería prestar mayor atención a lo/as que, en definitiva, completan el trabajo creativo al ver una película, siendo cada espectador algo más que un número de butaca para contar.

 

Como antes decía, parte del problema es que viene haciendo falta un tipo de reflexión y una teoría estética que implique a los aspectos sociales y políticos que aquí estamos refiriendo a la hora de pensar la imagen digital. La imagen digital está atravesada por todas estas circunstancias y si nos mantenemos ajeno/as a ellas no podemos entenderla en su complejidad. En el libro Hacia una imagen no tiempo. Deleuze y el cine contemporáneo de Sergi Sánchez, se dedican unas páginas a hablar sobre la película Film Socialisme de Jean Luc Godard, y es concretamente en la página 134, a través del análisis de la película y de las palabras del propio Godard, que encontramos una de las mejores descripciones sobre la naturaleza de la imagen digital contemporánea. Cito aquí el párrafo en cuestión:

 

“Mientras tanto, el crucero flota en un presente que distintos formatos de cámaras digitales se obstinan en registrar. El digital es lo único que mantiene unidas a esas imágenes. No importa si son descargadas de la red, si son tomadas con un teléfono móvil, si es una Dv la que graba o una cámara de alta definición. “Sólo se puede comparar lo incomparable”, se dice en Film Socialisme, y en eso radica el nuevo “socialismo” que propone Godard: en hacer tábula rasa y poner al mismo nivel el genérico de France 3 con los planos televisados de El gran combate [Cheyenne Autumn, 1964] y con un pase de Andrés Iniesta. John Ford es lo mismo que dos gatos ronroneando desde el ordenador portátil, y solo atendiendo a esta identidad, a este régimen igualitario, podremos repensar las imágenes en la era digital, y entonces todo será posible, incluso lo más imposible, Europa. Las imágenes son elementos en los que pensar, son elementos que se asocian, dice Godard. Y cuando hablamos de asociación estamos hablando de socialismo. Y si hablamos de socialismo estaremos hablando de política. La política de las imágenes hipermodernas es la de la libre descarga, la que descubre la falsa hipocresía de la autoría. Si los autores se creen poseedores de algo, se equivocan: un autor no tiene derechos, sólo deberes. <<Cuando la ley no es justa>>, se afirma en Film Socialisme, <<la justicia pasa por delante de la ley>>.

 

La investigación que Sergi Sánchez desarrolla en este libro es excelente, pero es justo cuando trae aquí estas ideas de Godard y haciéndonos pensar en las imágenes en esta “hipermodernidad” propia del contexto de lo digital que enfoca justo en el punto de partida para esta necesaria reflexión y nos da las claves para una actualización de las teorías sobre el cine hoy. Podemos seguir disfrutando de películas que podrían haber sido hechas igual hace cincuenta años, e intentar mantener los hábitos y las políticas culturales vinculadas a ellas. Pero si de verdad queremos descubrir y explorar la imagen digital contemporánea hay que meterse en estos lodos, que muchas veces se los considera como algo apartado de los procesos de creación, y que sin embargo son el ecosistema, tan fértil como contaminado, en el que ahora vive.

 

Susana Serrano

Cartel del Festival

Aquí presentamos el cartel de esta primera edición del Festival de Cine Creative Commons Sevilla, diseñado por Ricardo Barquín Molero. Ha tomado como tema “el ojo”, siguiendo en la línea de nuestros compañeros de BccN, añadiéndole la doble “c” que identifica a las licencias creative commons, de manera que con sólo estos elementos ha conseguido crear una imagen que nos identifica. Agradecemos mucho el trabajo que ha realizado y le felicitamos por haber sabido reflejar la frescura y el entusiasmo que creemos caracteriza a este festival.

 

A3-festivalcinecc

1ª Edición del Festival de Cine Creative Commons Sevilla

Presentamos la primera edición del Festival de Cine Creative Commons Sevilla, que se celebrará los días 16, 17 y 18 de junio en el CICUS. El festival es una de las ‘copias derivadas’ de la edición del Barcelona Creative Commons Film Festival, al cual le agradecemos el haber puesto en marcha esta iniciativa y el apoyo que nos han dado para llevar a cabo nuestro festival.

CCSevilla se une a esta red de festivales con una primera edición en la que se proyectarán una serie de películas seleccionadas de la programación del 2014 del BccN, más algunas producciones andaluzas, todas ellas bajo licencias abierta. Además de las proyecciones, hemos incluido en la programación una serie de actividades (conferencia, mesa redonda, talleres y conciertos), que se constituyen como parte central de este festival. En nuestra propuesta queremos atender a los diferentes ámbitos de lo cinematográfico, pero especialmente a las nuevas formas de socialización de la cultura audiovisual, más allá de la dicotomía creadores/público. Durante los tres días de festival, celebraremos este encuentro en el que disfrutar y aprender con todas aquellas personas que quieran participar, pero también seguiremos activamente trabajando como plataforma de reflexión, investigación y apoyo a este ámbito del cine y el audiovisual más abierto y experimental.

Lo que nos ha llevado a iniciar este proyecto es el darnos cuenta de la necesidad de crear nuevos modelos de festival y generar otras vías para el desarrollo de la producción cinematográfica en el contexto actual. Nos gustaría que, apostando por estructuras más flexibles a la hora de trabajar con las diferentes propuestas cinematográficas y alejándonos de ciertas lógicas competitivas, consigamos favorecer  las condiciones que hacen posibles la creación al tiempo que ayudamos para una mayor democratización de la cultura audiovisual.

 

En esta página web encontrarás los diferentes contenidos que desarrollaremos en nuestra programación, además de información relacionada con las licencias Creative Commons y el CC World Film Festival.